RocioSantaCruz

Artistas representados

Mar Arza, Miguel Rio Branco, Antoni Campañà, Vari Caramés, Blanca Casas Brullet, Ceesepe, Nicolás Combarro, Jean Denant, Pep Durán, Gonzalo Elvira, Andrés Galeano, Marcel Giró, Lluís Hortalà, Ouka Leele, Marcos López, German Lorca, Fina Miralles, Miquel Mont, Marina Núñez, Sixe Paredes, Lois Patiño, Diogo Pimentão, Palmira Puig-Giró, America Sanchez, Montserrat Soto, Rubens Teixeira Scavone, Miguel Trillo.

Sobre la Galería

La galería RocioSantaCruz es un espacio dinámico para la creación y el pensamiento contemporáneo en todas sus manifestaciones. Situado en el centro neurálgico de Barcelona con más de 300m2, el espacio acoge proyectos tanto de artistas consolidados como talentos emergentes.

Fiel a su trayectoria desde 1994 en París como editora de libros de artista, el planteamiento de RocioSantaCruz es poner el foco sobre archivos inéditos con el objetivo de generar un diálogo entre las vanguardias de la segunda mitad del siglo XX y las nuevas prácticas contemporáneas. La galería se concibe como un lugar de experimentación, un punto de encuentro para la reflexión y un espacio para la difusión de nuevas prácticas con un especial interés en la fotografía, el cine experimental, el archivo y la edición de publicaciones de artista.

Expo Realismo de mercado

Mié 15 de septiembre, 17 –  21h | Inauguración. Público profesional
Jue 16 y vie 17 de septiembre, 10 – 20h | Público profesional
Sáb 18 de septiembre, 11 – 20h | Público general
Dom 19 de septiembre, 11 – 15h | Público general

Este trabajo surge de la voluntad de trabajar sobre dispositivos como las vitrinas o mostradores que encontramos cotidianamente en tiendas y centros comerciales para mostrar objetos y mercancías. No tanto para explorar las relaciones con esos objetos que suelen instalarse ni para estetizar especialmente los materiales, sino más bien para abordarlos como estructuras que se articulan con la ausencia y la distancia. Una ausencia que permite la proyección fantasmática del deseo, aumentada por la distancia que transforma el conjunto en artefacto de la visión.

Para tratar de conseguirlo entonces los he separado en planos distintos : pared, estructura y plano de superficie. Distanciar el muro utilizando una estantería que crea una profundidad y oponerlo con los metacrilatos, opacos o transparentes. Los reflejos y la separación visual convierte todo lo que se sitúa detrás en una imagen puramente óptica. Tal intención me ha llevado a utilizar planos de color pintados directamente sobre la pared que desbordan la «forma» creada por la estructura, como un plano disociado. Las estanterías metálicas industriales, estructuras antropomórficas y al mismo tiempo metáforas del cuadro, introducen la profundidad, seccionada por los metacrilatos que afirman un plano de superficie que separa visualmente el conjunto y remite a la percepción del espectador.

Miquel Mont 

Miquel Mont

Miquel Mont (Barcelona, 1963) reflexiona sobre la percepción del lugar de exposición a través de la pintura, los límites físicos del cuadro y su progresiva expansión en el espacio. Considerar su obra como pintura es recortar sus posibilidades, dado que objeto, soporte y contenido son términos omnipresentes en el trabajo del artista, que cuestiona la validez de seguir pintando en el siglo XXI. Su proceso parte de teorías que estudian la percepción de la pintura, en las que el diálogo de la misma con el entorno es de máxima importancia para la creación. Sus piezas habitan la pared, escapándose de la fórmula tradicional del cuadro.